7 de junio de 2010

Así terminó, así empezó


Sígueme, sígueme, donde se pare el tiempo,
donde te mire a la cara, donde te besé el
primer beso caminito de tu casa en el silencio
de la noche, donde el amor no cuesta nada.

Sígueme, sígueme, donde nos lleve el viento,
donde compramos nuestros sueños juntos una
madrugada, donde se apague la calle, tú sígueme
y nunca te vayas.

Sígueme, cada noche en mis sueños, lejos a través
de la distancia, entre espacios vacíos, entre la
nada. ¿Cobardía? Te fuiste, y no me seguiste.
Todo pasó, tras largas noches a la espera,
todo pasó...

Contigo creí tocar el firmamento, pero no, no
me sigas, eso sólo se quedó en un intento, en un
espejismo, en dolor. Esa flor que creció perdió
todos sus pétalos y con ellos una ilusión.


Jueves, 7 de septiembre de 2006



Así cerré mi último blog, así varios años después abro el definitivo. Y a ti, donde
quieras que estés, gracias por todo, por sembrar una ilusión que ahora se desvorda
en mi. Y que tengas muchisima suerte con todo... Yo ya le he encontrado,
para siempre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario